Siempre jóvenes Imprimir

El día 5 de noviembre nos dejó para siempre nuestro compañero Antonio Sánchez Franco, el "dire" de nuestro instituto, durante muchos años. Toda la comunidad educativa quiere manifestar mediante este medio nuestro más sentido pésame por tan dolorosa pérdida. Como tampoco puede dejar de ser sentido el fuerte abrazo y los enormes deseos de ánimo para su familia, especialmente su mujer Cari y su hijo Eduardo, compañero también de nuestro centro.

Los que lo conocimos recordamos emocionados su presencia inconfundible de hombre grande de cuerpo y de alma. Siempre al servicio de la comunidad educativa, tenía una enorme capacidad de diálogo con alumnos, profesores, personal no docente y estaba abierto a cualquier colectivo social independientemente de su ideología o religión, tal como lo seguimos defendiendo y manteniendo en la actualidad.

Nombrar a Antonio Sánchez Franco y recordar un compañero de trabajo no es nada fácil. Todo lo que digamos es poco. Ya lo sabemos: era Antonio, y como otro Antonio, "en el buen sentido de la palabra, bueno", como los bellos versos del Retrato machadiano.

Recordarlo nos debe hacer sentir siempre jóvenes, porque para él todos siempre éramos "jóvenes" ("joven", por aquí, "joven", por allá, se tuviera la edad que se tuviera).Y es interesante saber que joven viene del latín "iuvenis", que literalmente viene del verbo "iuvere", que significa ayudar, de ahí el que ayuda y sostiene, es el apoyo productivo de la sociedad. Y por eso será también siempre joven para nosotros.

Ser director de nuestro IES Isaac Peral durante 28 años fue una lección de humildad y compromiso. Pero la mejor lección de su magisterio seguirá siempre actual y activa: sé (tú) y haz (hazlo). Por eso, cuando sobreviene el final inexorable, nos queda para siempre su recuerdo:

"Así, con tal entender,
todos sentidos humanos
conservados
cercado de su mujer,
y de sus criados e hermanos
y criados,
dio el alma a quien se la dio
(el cual ponga en el cielo
en su gloria),
que aunque la vida perdió,
dejónos harto consuelo
su memoria.
"

Jorge Manrique, Coplas a la muerte de su padre.